Dar, para recibir.

Esta nueva experiencia en mi vida profesional como asesor inmobiliario me hizo recordar los tiempos que viví en el colegio y universidad cuando me tocaba exponer cualquier tema; el susto, miedo o ansiedad que sentía en aquellos momentos dominaban mi ser, más sin embargo, siempre fui muy positivo y estaba seguro que al finalizar la charla las expectativas de mis compañeros y profesores serían cumplidas satisfactoriamente.

En esta ocasión pasó algo similar con muy pocas diferencias, es decir, cambié compañeros y profesores por clientes, y también una calificación académica por una satisfacción personal, que es: compartir mis conocimientos adquiridos del ámbito inmobiliario.

Fue increíble ver tantos propietarios agradecidos y contentos al mismo tiempo. Esto ocurrió gracias a que le brindamos información que quizás para los que estemos en el sector de bienes raíces sea conocida pero para ellos fue algo totalmente nuevo, me explico, se les dio a conocer desde cómo acondicionar y promocionar una propiedad de acuerdo a sus características para obtener una buena y rápida comercialización, hasta saber los tiempos en que se demora cerrar un negocio, la oferta disponible actual, el valor por metro cuadrado (de acuerdo al barrio donde esté ubicado el inmueble), que tipo de propiedad y cuales son sus ventajas de lo que se ha cerrado en venta y/o arriendo en los últimos 6 meses y que lleva más de 180 días sin gestión alguna. Todo esto con la intención de guiar al cliente para que tomen mejores decisiones.

Muchos me preguntaran, ¿Qué resultados obtuviste.  Yo les respondo inmediatamente: ¡Primero hay que dar para recibir!

 


Darwin Tovar
Profesional inmobiliario
E-mail:
Celular: 319 3463 301