Un año y cuatro meses en este fascinante mundo inmobiliario

Mi nombre es Darwin Tovar, llevo un año y cuatro meses en este fascinante mundo inmobiliario. En este corto período he vivido momentos mágicos y también momentos oscuros por los innumerables errores que he cometido, unos han sido por descuidos y otros por falta de experiencia.

Para que tengan una idea, hace un año y dos meses atrás cerré mi primer negocio en arriendo y la entrega del inmueble se haría un sábado a las 10 a.m. Ese día yo me dirigía de lo más entusiasmado a la propiedad y al momento de hacer la entrega oficial me doy cuenta de que el servicio del gas estaba cortado; y por si fuera poco la cliente estaba en estado de embarazo y tenía una celebración en la propiedad con familiares y amigos en la tarde-noche la cual tuvo que cancelar. Imagínense lo frustrado que me sentí ese día.

La otra historia que me marco aconteció cuando mostraba mis inmuebles de la forma tradicional, es decir, este es el baño, esta la cocina, este el patio... un día me tocó atender a uno de esos clientes que anhelamos nunca más volver atender (aunque siendo honesto a mí me encanta trabajar con ese tipo de personas porque son las que nos hacen mejorar y crecer) y empiezo a darle el recorrido: Sr. Mario, esta es la habitación principal, este es el baño, esta es la cocina y cuando llegamos a la sala continué el mismo procedimiento y le dije: ¡ah! esta es la sala. En ese instante mi cliente se detiene, se retira sus gafas y me responde: "en serio Darwin, yo pensaba que era una cancha de tenis". En ese momento no supe si reírme o llorar, pero lo cierto fue que me bloqueé totalmente.

¡Pero esperen! no todo ha sido negativo o mejor dicho aprendizaje, puesto que, también he vivido momentos inolvidables con varios de mis clientes, como por ejemplo, ver y sentir la satisfacción que vive una persona o familia cuando se les entregan las llaves de su nuevo hogar, o recibir el agradecimiento de un propietario cuando lo ayudas y le vendes un inmueble que le ha traído inconvenientes, o cuando le muestras una gran oportunidad de inversión que le permite aumentar su patrimonio y adicional le genera un flujo de efectivo mensual. Todas estas experiencias han traído consigo una sola cosa: La construcción de nuevas relaciones personales que es la parte más bonita de este negocio.

Para finalizar, les cuento que soy especialista en inmuebles residenciales y manejo una de las mejores zonas para vivir en Bogotá que es: Cedritos (Calle 140 a la 147 y entre Autopista Norte a la carrera 9). En este sector o cuadrante tenemos 661 propiedades horizontales y 413 casas o conjunto de casas (ambos tipos van de 0 a más de 50 años), en la actualidad hay más de 30 proyectos inmobiliarios de los cuales 5 se estrenan este año: Vía al Cedro V, Cedro Alto, Smart Home 146, Pinar del Country y Remanso Park, tenemos alrededor de 848 negocios de todo tipo, 22 jardines infantiles, 3 colegios, más de 8 parques públicos (Parque Cedritos, Tunjita y Autopista Norte II sector son los más completos), 32 supermercados y entre estos están: Carulla, Éxito, Oxxo y Tiendas D1, 14 entidades financiera, 13 centros de entrenamiento, 30 droguerías y entre estas están: Cruz Verde, La Rebaja, Farmatodo y Punto Farma que trabajan 24 horas. Son por estos motivos que Cedritos es tan apetecido por arrendar y comprar.

Darwin Tovar - Profesional inmobiliario

Darwin Tovar
Profesional inmobiliario